El día en el que quieres que todos se lo pasen bien

Banquete, invitaciones, transporte… Ya lo tienes casi todo listo (y decimos casi porque siempre se tiene la sensación de estar olvidando algo) y le dices a tu pareja: «¿Y qué vamos a hacer con los 24 niños que van a venir?».  Sabemos que los niños se entretienen con «casi» cualquier cosa, pero es verdad que las bodas suelen estar más pensadas para los mayores… Así que os ponéis a buscar animadores de bodas que os echen una mano para tener a los más pequeños disfrutando. Y entre tanta oferta os preguntáis, ¿Qué tipo de animador para bodas deberíamos contratar? Y aquí es donde nosotros os vamos a ayudar:

1. Animadores infantiles para bodas:

Los animadores infantiles se encargarán en exclusiva de cuidar a los niños y hacer que bailen, canten y se rían como locos. Los animadores se encargarán de llevar todo lo necesario para que disfruten sin parar: materiales para juegos, música, disfraces, todo lo que se os ocurra cabe en la maleta de un buen animador.

Este tipo de animación infantil está enfocada en los más pequeños, ¡con eso no queremos decir que si los mayores se animan a acompañarlos no lo vayan a disfrutar! Pero si buscáis que todos los invitados, tengan la edad que tengan, se sientan incluidos entonces os recomendaríamos mirar otra alternativa.

 

2. Magos para bodas:

 

Si lo que queréis es que todos se queden con ganas de más un mago para bodas es una apuesta segura. La magia no entiende de edades y a todos hace soñar con un mundo de nuevas posibilidades. Durante la actuación el mago se encargará de hacer trucos increíbles, levitaciones, hipnosis… Os hará disfrutar a todos como enanos. Podéis optar por magia de cerca, haciendo que se pase por las mesas de los invitados o que haga un espectáculo que puedan ver todos y que sea muy participativo. Otra opción es que pidáis al mago para bodas un truco personalizado, ya sea para sorprender a los invitados. Y si los que vais a contratar un mago no sois los novios y queréis sorprenderlos, ¿Por qué no encargarle un truco emotivo que los sorprenda? Las posibilidades son infinitas como lo es la magia, así que animaros a soñar que conseguiremos que se haga realidad.

Y por último, os damos una última opción de diversión: elegir a un animador de bodas.

 

3. Animador de bodas: 

¿Queréis dar una sorpresa a los invitados? ¿O tal vez gastar una broma a los homenajeados? En este caso elegid un animador de bodas. Podéis optar por una actuación sorpresa (una parodia de su grupo de música preferido, una coreografía…), podéis contratar a un torpe camarero que se infiltre en el banquete y haga que todos se queden boquiabiertos, o podéis querer ser todos niños por un día y jugar a un montón de juegos con los que recordar aquellos momentos que os unieron. Con esta animación para bodas los niños y los que no lo son tanto disfrutarán de la celebración por todo lo alto.

 

¿Queréis saber un poco más? Os dejamos más información sobre nuestras animaciones y magos.

Animaciones infantiles

Magos para bodas

Magos infantiles

 Y si queréis que nos encarguemos de animar vuestro día, contactadnos y no os quedéis sin vuestra fecha!!!

 

 Advertencia: todos nuestros animadores infantiles llevan el sello de El Mundo de Elmer. Puede que al final de vuestra boda os duelan las mejillas de tanto reír. 

Abrir chat